Prensa Internacional: ARGENTINA

 

 

 

DIARIO UNO

Entre Ríos, Argentina  www.unoentrerios.com.ar


 

ESCENARIO, Jueves 26 de mayo 2006


 

“EL DOLOR HUMANO NO TIENE SEXO, RELIGIÓN O NACIONALIDAD” (Resumen)


 

Teatro.

 


 

Mañana a las 20, en el CENTRO CULTURAL JUAN L. ORTÍZ, se presenta “El inmigrante”.

 


 

El actor y dramaturgo nicaragüense de nacimiento y costarricense por adopción César Meléndez hará en Paraná –mañana a las 20 en el Centro Cultural Juan L. Ortiz, de Racedo y Belgrano– la obra El Inmigrante o El Nica: un monólogo inspirado en el artículo de Rodrigo Soto “Yo también soy Nica”, publicado en la sección Tinta Fresca de la revista dominical del periódico La Nación del 27 de octubre de 1997. La dramaturgia y la representación de José Mejía Espinoza le valieron a Meléndez el Premio Nacional al Mejor Actor en 2004.

 



Quien en carne propia experimentó el sacrificio, habló con Escenario de la multipremiada obra que se ha representado en Festivales de Cuba, Argentina, Venezuela, Estados Unidos, Francia y Nicaragua.

 

 

El centroamericano César Meléndez interpretará su obra, dirigido por él mismo.

 


 

La propuesta social de Teatro La Polea busca desde su creación “llegar a todas las comunidades en donde normalmente no existe el teatro y donde efectivamente la problemática de los inmigrantes está latente. Decidimos no llegar a las cabeceras de provincia sino hasta que fuera estrictamente necesario”, indicó Meléndez.

 


 

El actor y director santafesino Jorge Ricci dijo de El Nica:

 


 

 “Es el mundo de un nicaragüense muy humilde que va a Costa Rica, el país rico de la región, e intenta por todos los medios mejorar su suerte, su situación económica y traer a su mujer y a su hijita, que no las tiene con él.

 


 

En la soledad profunda, el único diálogo posible que tiene este hombre es con un Cristo traído de su tierra. A ese Cristo lo transforma en amigo, testigo y antagonista y mantiene una relación maravillosa, desenfadada, humorística, dramática, respetuosa, irrespetuosa.

 


 

Es un diálogo con el silencio. Ese silencio se llena por la fantasía de cada espectador.

 


 

Es un espectáculo muy bello y conmovedor. Lo que están haciendo tiene un plus: no sólo hacer un espectáculo teatral sino acompañarlo de una ideología de vida para expresar la necesidad de un mundo mejor, más igualitario y sincero.

 


 

El Nica, ese personaje entrañable, puede recordarnos a nuestros abuelos inmigrantes o a los que hoy, desde países más pobres, vienen a buscar su lugar en este país que si tiene una virtud es haberse construido desde la suma de muchas culturas: la mezcolanza”

 




Contactos | Institucional  © 2006 MEDIOS DE COMUNICACIÓN E.R. S.A. Todos los derechos reservados.